Tarjeta bancaria para niños: lo que hay que saber

¿Quieres enseñar a tu hijo a gestionar el dinero? Muchos niños tienen cuentas bancarias corrientes o de ahorro desde muy jóvenes. Y con ellas, los bancos ofrecen a los padres la posibilidad de contratar una tarjeta bancaria para niños. En la mayoría de los bancos es gratis. Aquí tienes toda la información necesaria para ofrecer una tarjeta a tu hijo.

pattern traits jaune

Educación financiera con una tarjeta bancaria para niños el reto del dinero digital

Cada vez llevamos menos dinero en efectivo y pagamos más con tarjeta bancaria. Las ventajas que ofrece el dinero digital son muchas. También para los niños menores y jóvenes adolescentes. Por eso es importante que los niños no sólo aprendan a manejar dinero en efectivo, sino también dinero digital. La mejor manera de aprender es hacer cosas. Para ello, es ideal contratar una tarjeta bancaria infantil para tu hijo.

El dinero digital es menos visible. Una tarjeta de débito no cambia de forma ni de color después de una compra. Por eso es importante que los niños aprendan a utilizar las tarjetas bancarias de forma segura, descubran cómo llevar las cuentas, gestionar su saldo y ahorrar. También cómo funciona una app bancaria. Después, según sus años y maduración, podrás cambiar su tarjeta mini prepago por una de débito o de crédito.

Como se trata de un cliente infantil, con todas las entidades bancarias el gestor de la tarjeta siguen siendo los padres. Esta es otra de las ventajas. El padre puede establecer sus propias normas sobre el uso de la tarjeta. Por ejemplo, fijar límites de gasto o exigir un ahorro. Además, practicando y descubriendo juntos, podrás preparar a los menores para cuando se conviertan en el titular único de sus cuentas bancarias.

¿Cómo obtener una tarjeta bancaria infantil?

El primer paso es muy simple. Abrir una cuenta bancaria para menores. Después, según la entidad bancaria, buscar la información y cumplir con los requisitos para ser cliente. En general, tener 12 años como mínimo. Pixpay, por su parte, es una opción ganadora que ofrece tarjetas a jóvenes a partir de 10 años.

Una cuenta bancaria infantil con tarjeta, la oferta estrella de los bancos

En todos los bancos, los padres pueden abrir a sus niños pequeños cuentas corrientes y de ahorro casi desde que nacen. Pero la oferta para contratar una tarjeta ya es otra cosa. Normalmente, toda entidad bancaria exige que los jóvenes tengan al menos 12 años. De manera legal, el titular de las cuentas y las tarjetas es el padre. Igualmente debe ser él que solicite abrir las cuentas y pedir la tarjeta. Y da igual si es una tarjeta de crédito, débito o prepago.

Estas mini cuentas corrientes o de ahorro no tienen comisiones ni gastos de mantenimiento. Además, seguro que tu entidad bancaria oferta una tarjeta de débito o prepago con saldo para niños con las que comprar online y retirar dinero. También suelen ofrecer gratis una app con la que gestionar la cuenta.

La tarjeta de Pixpay, una alternativa a los bancos tradicionales a partir de los 10  años

Pixpay es ideal si no quieres abrir cuentas bancarias a tus hijos. Primero, porque no tiene nada que ver con los bancos clásicos. Se trata de una oferta completa para los menores pensada para ayudarles a desarrollar su independencia financiera. Y en fin, porque las tarjetas son accesibles desde los 10 años, y sólo tardarás unos minutos en dar de alta online a tus hijos.

Pixpay ofrece a los menores una tarjeta para gestionar su dinero de bolsillo y sus gastos. Los padres pueden controlar su gestión y el saldo a través de una app. La suscripción es online por 2,99 euros al mes, y todo sin comisiones ni mantenimientos. De este modo, puedes iniciar a tus niños en la gestión de cuentas a una edad temprana.

¿Qué tipo de tarjeta para niños se puede elegir?

La oferta de tarjetas bancarias para jóvenes es grande. Hay muchos tipos, desde tarjetas prepago a las de débito. Tan sólo hay un tipo que no podrás contratar: la tarjeta de crédito. En efecto, las entidades bancarias solo ofrecen esta oferta a los mayores de edad. Básicamente, las tarjetas difieren en lo que puedes hacer con ellas y en cómo la entidad te ofrece el crédito.

Los bancos ofrecen actualmente 4 categorías diferentes de tarjetas bancarias para menores. Están asociadas a cuentas corrientes de ahorro abiertas por los padres. Además, normalmente son gratis y sin comisiones ni mantenimientos:

  • Tarjeta de retirada, que sólo permite retirar dinero de los cajeros automáticos.
  • Tarjeta de pago, normalmente con un límite de gasto, para utilizar en todas partes: comercios físicos y online, cajeros automáticos…
  • Tarjeta de débito de autorización sistemática. Antes de aceptar el pago o  la retirada de dinero, la entidad bancaria comprueba el saldo de la cuenta de manera automática.
  • Tarjeta prepago recargable, como la de Pixpay. Vinculada a la cuenta bancaria de los padres, permite realizar compras online y retirar dinero.

Contratar una tarjeta bancaria para tus hijos menores aporta muchas ventajas. Los enseña a ahorrar y gestionar un saldo, y los prepara para su vida adulta. La solución de Pixpay es ideal porque está disponible para niños a partir de los 10 años y no es necesario tener otras cuentas bancarias. ¡Tus niños te lo agradecerán!