¿A qué edad se puede tener una tarjeta de crédito?

Pasar de la hucha a la cuenta del banco es como pasar del colegio al instituto, ¡es un gran cambio! Por eso, si tu hijo/a te pide una tarjeta bancaria y consideras que es un buen momento para dársela, es importante saber que hay tarjetas sin gastos adicionales que se pueden adaptar perfectamente a sus necesidades. Sin embargo, ciertas tarjetas exigen que el titular tenga 18 años, como las tarjetas de crédito, y otras se pueden solicitar desde los 10 años, como las tarjetas de débito o prepago. Para que sepas qué tipo de tarjetas puedes solicitar para tu hijo/a y a qué edad se puede tener tarjeta de crédito, Pixpay te resume sus condiciones de acceso. ¡Sigue leyendo!

Diferencias entre tarjetas de débito, tarjetas de prepago y tarjetas de crédito

Para que podáis evaluar cuál es la tarjeta que más se adapta a las necesidades de vuestros hijos/as, vamos a empezar por repasar las diferencias entre las tarjetas bancarias propuestas hoy en día:

Tarjetas de débito

Suelen ser las primeras que se contratan, ya que la edad a la que se puede tener esta tarjeta bancaria es más baja. Estas son sus ventajas:

  • Están asociadas a una cuenta de banco. 
  • El cliente solo tiene acceso al dinero depositado en su cuenta bancaria asociada y el cargo en cuenta es inmediato.
  • Podrá pagar sus compras (físicas o en Internet), pagar recibos y sacar efectivo de los cajeros en cualquier país. 
  • Podrá consultar saldo y seguir sus finanzas en los cajeros, la página web o la aplicación del banco.

 

Tarjetas de prepago o tarjeta monedero

Las tarjetas de prepago son las más indicadas para niños y menores, ya que normalmente se pueden obtener desde temprana edad. Su funcionamiento es sencillo:

  • Se pueden realizar compras en comercios (físicos o en Internet) de manera segura.
  • Se carga una cantidad de dinero determinada, que se puede ir recargando sin gastos ni comisiones adicionales.
  • No necesita una cuenta bancaria asociada ni estar unida a ninguna entidad bancaria.
  • Pueden ser físicas o virtuales, lo que evita llevar dinero encima.

La tarjeta Pixpay es un ejemplo de este tipo de tarjetas bancarias para niños y jóvenes, que además ofrece a los padres una aplicación de control de los gastos con la que tendrás acceso a los pagos realizados con la tarjeta. También podrás recargarla en caso de necesidad, para que los niños o adolescentes ganen autonomía sin correr demasiados riesgos. La tarjeta Pixpay se puede obtener desde los 10 años, con una oferta muy completa por un precio único de 2,99 €, sin gastos ni comisiones adicionales ni obligación de permanencia. 

Tarjetas de crédito

 

Con esta tarjeta pasamos a cosas más serias. Las tarjetas de crédito para jóvenes conllevan tener unos ingresos anuales, y no se pueden solicitar para menores:

  • Están asociadas a una cuenta bancaria.
  • Se pueden realizar compras y pagos online o físicamente sin necesidad de tener esa cantidad de dinero en la cuenta corriente.
  • Permite pagar cualquier compra realizada durante ese mes mediante un pago único o fraccionado.
  • Es posible realizar traspasos de dinero de la tarjeta a la cuenta.
  • Se pueden pagar gastos inesperados, incluso con poca liquidez. En cambio, el banco debe autorizar al cliente el uso de una tarjeta de crédito y el dinero prestado deberá ser devuelto a la entidad.
pattern traits jaune

¿A qué edad se puede solicitar una tarjeta de crédito y una de débito?

La edad mínima para solicitar las tarjetas de débito es de 16 años, aunque algunas entidades las proponen a partir de 12 años e incluso antes si están gestionadas por los padres o tutores. Si estás interesado en más detalles, puedes leer sobre la tarjeta de pago para menores. En el caso de las tarjetas de prepago, se pueden obtener desde los 12 años (algunas, como la de Pixpay, desde los 10 años), ya que los padres o tutores legales pueden controlarlas. Aquí te ofrecemos más información sobre la tarjeta prepago para menores. En ambos casos son los padres los que deben solicitar la tarjeta (y abrir la cuenta asociada en el caso de la tarjeta de débito) para los menores. Si buscas una opción específica para los más jóvenes, considera la tarjeta bancaria para niños. Estas tarjetas están disponibles también para los mayores de 18 años, sin límite de edad.
En cambio, para las tarjetas de crédito, visto que abren una línea crediticia con el banco, la edad mínima es de 18 años y el joven puede abrir su propia cuenta bancaria sin que sea necesaria la autorización de los padres o tutores legales.

¿Cómo abrir una cuenta en el banco para solicitar una tarjeta de crédito?

Si eres mayor de 18 años y quieres abrir una cuenta de banco, o si quieres información para tu hijo, revisa atentamente las condiciones y el contrato propuesto por los diferentes bancos y asegúrate de que puedes tener acceso a una tarjeta de crédito sin comisiones ni cuotas. Si eres estudiante, una buena opción es abrir una cuenta bancaria para estudiantes, para la que necesitas un documento de identidad, una prueba de dirección y un documento oficial de tu centro de estudios.  Estas cuentas suelen proponer tarjetas de crédito para estudiantes.
En cualquier caso, revisa las cuotas anuales y los intereses establecidos por el banco en caso de uso del crédito y también los seguros que incluye, así como las formas de pago o las limitaciones de financiación.  En general podrás solicitar una tarjeta de crédito si:

  • Tienes más de 18 años
  • Tienes una cuenta en el banco con ingresos regulares (beca, aporte parental, nómina de un trabajo…)
  • No estás en ninguna lista de morosos

Una vez abierta la cuenta en la entidad bancaria que hayas elegido, será el banco el que acepte o deniegue la concesión de tu tarjeta, dado que se trata de un producto financiero. Para ello evaluará los ingresos que obtienes regularmente, para justificar la solvencia y el historial crediticio. 

pattern

¿A qué edad debería tener una tarjeta de crédito tu hijo/a?

A partir de los 18 años se puede solicitar una tarjeta de crédito en España. Sin embargo, antes de hacerlo, asegúrate de que tus hijo/as tienen una educación financiera previa y de que saben ahorrar y consumir de manera inteligente. Explícales cómo funciona una tarjeta de crédito y una cuenta bancaria o deja que sea un consejero de tu banco el que lo haga, ya que tienen que ser conscientes de la importancia de ser responsables con sus ingresos y gastos. Como joven, apóyate en tus padres o personas de confianza para evaluar los riesgos y ventajas de una tarjeta de crédito y no dudes en optar por otras alternativas si las consideras más adaptadas a tus necesidades.

Si consideras que una tarjeta de prepago es una buena opción para comenzar, en Pixpay estamos a tu disposición para más información sobre tarjetas para jóvenes.