Ayuda a tus hijos a llevar a cabo sus proyectos

Parents ado carte bancaire et application pixpay

La depresión no es solo cosa de los adultos. También los niños y los jóvenes adolescentes pueden ser víctimas. La presión escolar, familiar y social crece cada día. ¡Y las hormonas y los sentimientos están a tope! Aquí está toda la información sobre cómo identificar los signos y síntomas de la depresión en los adolescentes y las estrategias para ayudar a acabar con ella.

Una enfermedad mental que afecta a todas las edades

Es muy importante reconocer y tratar a tiempo la depresión liada a la adolescencia. Pero a veces resulta difícil, incluso para los familiares de los jóvenes o el médico de atención primaria. Los síntomas que indican un trastorno depresivo no siempre son visibles, tienen un aspecto mental. Además, a menudo, los signos quedan eclipsados por otros problemas de comportamiento de los niños. Pero la depresión y un raro comportamiento suelen estar unidos…

Una definición de depresión para reconocer el problema

Empecemos por el principio: su definición. La depresión en adolescentes es un trastorno de salud mental que afecta a su estado de ánimo y su comportamiento. El día a día de los niños y adolescentes depresivos se ve afectado irremediablemente: en la escuela y en su relación con sus familiares y los otros jóvenes.

Los adolescentes están especialmente expuestos a la depresión debido a los trastornos físicos que experimentan durante esta etapa de desarrollo. Es habitual que el adolescente se enfrente a desafíos en la escuela, conflictos familiares y presiones sociales, provocándole sentimientos de ansiedad y tristeza. Sin embargo, es importante distinguir entre los altibajos normales del estado de ánimo adolescente y los síntomas de depresión clínica.

Algunas cifras que alertan sobre la depresión en los adolescentes

¿Te parece raro que haya niños y jóvenes con depresión? Pues presta atención: se trata de una de las enfermedades que más afectan a los niños y jóvenes adolescentes. Se estima que alrededor de 1 de cada 5 adolescentes experimentará un episodio depresivo antes de los 18 años. Y como muestra, estos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • Uno de cada siete adolescentes de 10 a 19 años padece algún trastorno mental. Es decir, el 14% de los niños y jóvenes de esta edad.
  • La depresión y la ansiedad se encuentran entre las principales causas de enfermedad y discapacidad entre los adolescentes.
  • El suicidio es la cuarta causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años.

Pero hay más, puesto que la pandemia de la Covid-19 ha multiplicado estas enfermedades en la población en general, incluyendo a los adolescentes. De hecho, en España, según un estudio de la Universidad Complutense, casi la mitad de los jóvenes ha presentado síntomas de depresión en los últimos años: 

El suicidio en menores de 15 años aumentó un 57% en España en 2022.

¿Cómo reconocer los síntomas de la depresión en los niños y adolescentes?

Los sentimientos depresivos en los adolescentes son frecuentes. Por lo general, no hay por qué preocuparse. Pero a veces estos sentimientos evolucionan hacia una verdadera depresión. Si no se reconocen a tiempo, los trastornos van a seguir una línea ascendente. Día a día van a interferir significativamente en el funcionamiento y bienestar emocional del niño adolescente. Por eso es importante que los familiares puedan reconocer también los síntomas.El 70% de los jóvenes que sufren depresión no han sido diagnosticados

Los síntomas de la depresión en adolescentes pueden variar. También pueden manifestarse de diferentes maneras. Pero en general, se caracteriza por sentimientos persistentes de tristeza, desesperanza, irritabilidad y falta de interés en actividades que solían ser placenteras. Estos son los principales síntomas: 

  • Sentimientos de tristeza o infelicidad persistentes.
  • Aburrimiento, sensación de vacío o ánimo irritable constante.
  • Pérdida de interés en actividades que antes disfrutaban y las relaciones sociales.
  • Cambios en el apetito o el sueño.
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones.
  • Sentimientos de culpa o inutilidad.
  • Dolores y molestias físicas diversas.
  • Pensamientos de suicidio o muerte.

Cómo luchar contra la depresión del adolescente

Es importante recordar que la depresión es una enfermedad tratable. Con la ayuda adecuada, la mayoría de los adolescentes con depresión pueden recuperarse y llevar una vida plena y normal. También, claro está, lo mejor es prevenir su aparición en los niños y jóvenes adolescentes.

La ayuda médica 

Si tu niño adolescente presenta síntomas o trastornos que pueden parecer depresión, ¡busca ayuda profesional! Un médico o un especialista en salud mental puede ayudar, realizar un diagnóstico y recomendar un tratamiento adecuado. Ofrecerá una información fundamental.

La evaluación de un médico puede incluir entrevistas, pruebas de diagnóstico y evaluación del historial médico y de los familiares del adolescente. El médico hablará con el adolescente y le hará preguntas sobre sus aficiones, amigos, sentimientos y el impacto de sus síntomas en el día a día. También evaluará el riesgo de suicidio.

El tratamiento de la depresión en adolescentes a menudo implica una combinación de psicoterapia y, en algunos casos, la prescripción de medicamentos antidepresivos:

  • La psicoterapia o la terapia cognitivo-conductual puede ayudar al adolescente a aprender a manejar sus emociones y pensamientos de una manera saludable.
  • Medicamentos. En algunos casos, el médico puede recetar medicamentos antidepresivos para ayudar a estabilizar el estado de ánimo del adolescente y aliviar los síntomas de la depresión. La medicación se toma durante al menos 4 a 6 meses.

La mejor estrategia: la prevención

Por supuesto está el tratamiento médico profesional, pero lo mejor es la prevención. La educación y el apoyo de los familiares también desempeñan un papel fundamental en el tratamiento de la depresión en adolescentes. La familia debe ayudar a crear un ambiente de apoyo donde el adolescente se sienta seguro para expresar sus sentimientos y buscar ayuda si lo necesita. 

Existen estrategias que los jóvenes y sus familiares pueden utilizar para ayudar a mejorar su estado de ánimo y gestionar los síntomas de la depresión. Lo primero, lo dicho antes: promover un entorno de apoyo y confianza. Y después, promover en el niño adolescente un estilo de vida saludable. Estas estrategias son fundamentales:

  • Hablar con el adolescente y escucharlo con atención para ofrecerle apoyo y comprensión.
  • Ayudarlo a desarrollar hábitos saludables como llevar una dieta equilibrada, ejercicio regular y suficiente descanso.
  • Animarlo a participar en actividades recreativas y sociales.
  • A nivel escolar, los familiares pueden establecer límites y expectativas claras.

En resumen, cada vez más la depresión está presente entre los niños y jóvenes adolescentes. Este trastorno mental incide en el bienestar de su día a día. Por eso es esencial conocer sus síntomas. Con el apoyo adecuado, los adolescentes pueden superar la depresión y recuperar su salud mental y bienestar emocional. ¡Acabemos con la depresión en adolescentes!